El Museo Maillol rinde homenaje al arte naíf indisciplinado

El Museo Maillol rinde homenaje al arte naíf indisciplinado

A finales del siglo XIX, las instituciones oficiales empezaron a interesarse por algunas obras provenientes de pintores generalmente autodidactas y de medios modestos. Fue entonces cuando se acuñó el término, un tanto condescendiente, de «arte naíf». En Quebec se habla de «arte indisciplinado», que sería más apropiado. Y es que los artistas de este movimiento no siguen las reglas académicas, ignoran por completo cualquier perspectiva y explotan al máximo una paleta de colores vivos. Expresan sus sentimientos tal como los sienten. El resultado son obras intensas, con una ingenuidad totalmente transparente, sin dobleces.

El Museo Maillol presenta, hasta el 19 de enero, la exposición Du Douanier Rousseau à Séraphine, les grands maîtres naïfs, (De Douanier Rousseau a Séraphine, los grandes maestros del arte naíf) compuesta por un centenar de obras. Henri Rousseau y Séraphine Louis serán las figuras principales, junto con otros artistas como André Bauchant, Camille Bombois, Ferdinand Desnos, Jean Ève, René Rimbert, Dominique Peyronnet o Louis Vivin. Situado en el distrito VII, serán necesarios, al menos, 20 min para llegar al Museo desde el hotel Star Champs Élysées (línea 1 de metro, de la estación Charles de Gaulle Étoile a la estación Concorde y, allí, transbordo a la línea 12 de metro, estación Rue du Bac).

Séraphine Louis, Les Grappes de raisin, 1928-1929, huile sur toile, 195 x 130 cm, Courtesy galerie Dina Vierny, Photo : © Jean-Louis Losi

Más información